A National Award-Winning Publication

Descarta por ahora los cruceros de tus planes

Después de varios episodios de pasajeros enfermos, barcos sin permiso de atracar y hasta muertes por causa del coronavirus, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y el Departamento de Estado aconsejan a los estadounidenses evitar los viajes en crucero, particularmente si tienen problemas de salud subyacentes.

La recomendación destaca la naturaleza inusual del brote, y el hecho de que en los últimos meses los viajeros de cruceros han sido más susceptibles al virus porque comparten cuartos cercanos. La enfermedad reporta un fuerte impacto en esta industria con miles de pasajeros y tripulantes enfermos.

“Con el fin de frenar la propagación de COVID-19, muchos países implementaron procedimientos estrictos de inspección que niegan los derechos de entrada de los buques a los puertos e impiden el desembarque de pasajeros”, dijeron. Pero aun con la evacuación de pasajeros de cruceros, “los vuelos de repatriación no deberían ser una opción para los ciudadanos estadounidenses bajo el riesgo potencial de cuarentena por parte de las autoridades locales”.

Las noticias de contagio en los cruceros han sido escandalosas aun cuando no totalmente ciertas. Un ejemplo es el Westerdam de Holland America, que salió de Hong Kong el 1 de febrero, se le negó el desembarco en Filipinas, Taiwán, Japón, Guam y Tailandia, pese a que el capitán siempre afirmó que sus 1,455 pasajeros y 802 miembros de la tripulación a bordo estaban saludables. Finalmente, el barco regresó a los Estados Unidos y ninguna persona que descendió necesito aislarse.

Las líneas de cruceros ya publicaron sus propias normas de seguridad para manejar el brote, sin embargo, aún se han producido incidentes aislados en varios barcos, por ejemplo, un barco Princess Cruises que estuvo en espera durante días frente a la costa de San Francisco debido a la muerte de un hombre en el interior. La empresa anunció una pausa de 90 días en todas las operaciones luego de varios incidentes de cuarentena altamente publicitados.

Viking River Cruises también informó sobre la suspensión de sus viajes previstos entre el 12 de marzo y el 30 de abril. El anuncio de la compañía sigue a la noticia de un viajero en uno de sus barcos que dio positivo por Covid-19, lo que condujo a la cuarentena de 28 pasajeros. Los clientes cuyos viajes ahora están cancelados pueden recibir un crédito de 125 por ciento o un reembolso en efectivo, según las circunstancias individuales.

Actualmente, las líneas de cruceros que han cancelado sus viajes ofrecen a los huéspedes afectados la opción para recibir un reembolso completo. Para futuros viajes, Royal Caribbean anunció una nueva política en la que permitirán que los titulares de boletos cancelen dentro de las 48 horas previas. “Los huéspedes recibirán un crédito completo por su tarifa, que se puede utilizar en cualquier navegación futura que elijan en 2020 o 2021”, anuncia la empresa.

A la fecha, los cruceros no han interrumpido todas sus rutas, a pesar del descenso drástico de pasajeros. El Departamento de Estado emitió una advertencia de nivel 4, su nivel más alto, notificando a los estadounidenses que no deberían viajar a China, mientras que los CDC recomendaron cancelar todos los viajes no esenciales a China. Sin embargo, esto no incluye Hong Kong, Macao o Taiwán.

Las advertencias de viaje para Italia y Corea del Sur se incrementaron de un Nivel 3 a un Nivel 4, y la recomendación actual a los estadounidenses es que no viajen a las áreas mayormente infectadas. Así que los viajes en crucero no se han detenido totalmente por mar y ríos, pero para sentirte seguro (a) acerca de tus próximos planes, comunícate directamente con tu agente de viajes y monitorea las actualizaciones y alertas de información en el destino que has elegido.

La difícil ruta de las aerolíneas por el COVID-19

Las aerolíneas de todo el mundo enfrentan una difícil situación por la cancelación obligada de muchas de sus rutas a causa de la expansión del coronavirus, y las disposiciones de los gobiernos para enfrentar las consecuencias del brote.

Inicialmente, las empresas suspendieron paulatinamente el servicio a China, empujadas por las advertencias de la Organización Mundial de la Salud sobre el foco principal de contagio. La cancelación de rutas creció con la expansión del virus hacia otros países, y la decisión del presidente Trump de prohibir los viajes entre Estados Unidos y Europa.

Cancelación de reservas, medidas estrictas de seguridad y sanidad en los aeropuertos, y la reciente disposición de Canadá y Estados Unidos de negar la entrada a extranjeros completa un escenario complicado para todas las líneas aéreas en general y las estadounidenses en particular, como una consecuencia de la transformación del COVID-19 en una pandemia.

Sin embargo, después de una ola de fusiones y una década de crecimiento económico constante, las grandes aerolíneas estadounidenses están en mejor estado financiero para soportar un shock importante, siempre que sea relativamente corto, estiman analistas, debido a que detrás de ellas hay un trabajo previo para crecer y fortalecerse durante los buenos tiempos, con el fin de sobrevivir a las recesiones periódicas de la industria.
La pandemia del coronavirus es el momento de mayor prueba que enfrentan y las empresas aéreas United, Delta y American confían en que sobrevivirán a una caída peor que la ocurrida después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, y la recesión del 2008, porque están mucho mejor de lo que estaban antes de la Gran Recesión, indican reportes de prensa.

Las empresas están lidiando con las consecuencias del coronavirus con sus propias estrategias. Por ejemplo, United Airlines, con sede en Chicago, registra una mayor afectación por la prohibición de viajar a Europa, debido a que representa el 17% de sus ingresos de pasajeros de vuelos trasatlánticos, por lo que maneja con mesura la reducción de sus vuelos nacionales, con un10% hasta abril, según datos de la línea aérea.

American Airlines concentró su estrategia en los cambios de vuelos y cancelaciones ofreciendo como un estímulo a su clientela la no aplicación de tarifas hasta 14 días antes del viaje. JetBlue también promueve la suspensión de tarifas de cambio y cancelación en todas las nuevas reservas de vuelo para viajar antes del 8 de septiembre de 2020, indican en sus sitios web.

Mientras tanto, Delta disminuyó la cantidad de vuelos hacia destinos asiáticos, y ofrece un protocolo de seguridad sanitaria en aeropuertos y aviones. United, American y Delta suspendieron sus servicios a China, citando la baja demanda, al igual que Lufthansa Group (incluidas Austrian Airlines y Swiss), British Airways y Air Canadá.

En general todas las grandes aerolíneas del mundo mantienen el monitoreo de la situación actual y están listas para modificar sus horarios en caso de que haya algún cambio en la emergencia. Mientras eso sucede también cuidan a sus empleados, con medidas como el uso de cubre-bocas por sus asistentes de vuelo mientras trabajan, o la disposición de tiempo de licencia no remunerada en  las próximas semanas debido a una caída en la demanda de vuelos.

Nuevas medidas en las bandas de seguridad de aeropuertos

Si vuelas en tiempos de coronavirus encontrarás qué hay cambios en las bandas de seguridad de la mayoría de aeropuertos a consecuencia del brote. En las terminales aéreas de Estados Unidos la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA) determinó que los pasajeros no coloquen artículos personales en los contenedores, con el fin de cancelar una posibilidad de contagio.

La disposición se dio la semana pasada, por lo que en todas las terminales aéreas nacionales los pasajeros que antes se quitaban hasta los zapatos para revisar, hoy tienen que guardar todos los artículos personales, incluidos teléfonos, llaves y billeteras, dentro de sus maletas de mano para evitar la contaminación en el cinturón de seguridad.

La TSA indica que los contenedores ubicados en el punto de control de seguridad tienen un constante uso por cientos de pasajeros que pasan cada hora, y la colocación de artículos personales es un potencial foco de contagio. La modificación en las líneas de seguridad significa un esfuerzo por combatir la propagación del coronavirus.

La medida no es una acción exagerada, ya que existen estudios que indican que las líneas de seguridad en aeropuertos tienen la mayor cantidad de bacterias, seguidas por otras áreas de alto riesgo como cajas registradoras en tiendas y barandales de escaleras, de acuerdo con una investigación de 2018, publicada en el sitio BMC Infectious Diseases.

La agencia gubernamental también aconseja a los viajeros que se laven las manos antes y después de pasar por la línea de seguridad, incluso sugiere que lleven desinfectante para manos y toallitas individuales anti-bacteriales en el equipaje de mano. Estas nuevas reglas se implementaron después de la confirmación de que tres agentes dieron positivo por coronavirus en el Aeropuerto Internacional de San José, California.

Aprovechan hackers la importancia del coronavirus

El pánico generado por el coronavirus a nivel mundial no tardó en ser aprovechado por los cibercriminales que han creado un gran número de sitios web potencialmente maliciosos y enviado grandes cantidades de correos electrónicos fraudulentos, con el propósito de sacar provecho a la pandemia.

De acuerdo con un reporte de la compañía de seguridad Recorded Future, se registra un aumento significativo en los registros de sitios web relacionados con el Covid-19, algunos de los cuáles se utilizan para robar información de los destinatarios o infectarlos con algún malware.

Recorded Future difundió una lista de dominios potencialmente peligrosos, un ejemplo de ellos son: coronavirusstatus; coronavirus-map; blogcoronacl.canalcero; coronavirus; coronavirus-realtime, con terminaciones como .space, .com, .digital, .zone. Otras compañías de seguridad han detectado, a través de software antivirus, sitios web con un comportamiento malicioso que incluyen la palabra coronavirus.

También hay dominios registrados que parecen provenir de Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), cuando en realidad son de spammers peligrosos. Además, existe registro de al menos un mapa de coronavirus malicioso el cual instala en secreto un malware que puede robar información de las PC.

La recomendación para no ser víctima de los delincuentes cibernéticos es evitar visitar esos sitios, no abrir correos electrónicos provenientes de dichos dominios, o algún enlace dentro del cuerpo del e-mail, así como los archivos adjuntos. Simplemente se debe cerrar el email y eliminarlo. A pesar de la multiplicación de dominios relacionados con el coronavirus, aún se carece de reportes de su vinculación con actividades delictivas, lo que podría suceder en cualquier momento.

Un correo malicioso pedirá al usuario que ingrese a un enlace o abra un archivo adjunto para que obtenga más información sobre cómo protegerse del coronavirus, por ejemplo. También incluyen archivos adjuntos de phishing (suplantación de identidad) sobre el Covid-19, por lo que se requiere ejecutar el antivirus y cualquier otra herramienta de seguridad que pueda detectarlos, dice Recorded Future.

La empresa de seguridad cibernética advierte, además, de la existencia de “espías del gobierno” que se están aprovechando del coronavirus, grupos de espionaje asociados con China, Corea del Norte y Rusia enviando correos electrónicos para intentar encontrar rutas de redes comerciales, y están dirigidos a industrias que son particularmente susceptibles a las interrupciones de envío, incluidas las manufactureras, industriales, financieras, de transporte, farmacéuticas y cosméticas.

Estos hackers envían documentos cargados de malware en forma oculta con un spyware (programa espía) que roba datos, aprovechando el interés por la situación del Covid-19. Cualquier persona es un objetivo potencial para el cibercrimen o los espías internacionales, por lo que la solución es no abrir los correos sospechosos y desecharlos de inmediato. NN

Airbnb y los reembolsos por cancelaciones

Los hoteles participantes en el sector de hospedaje de todo el mundo intentan recuperarse del golpe recibido por la pandemia de coronavirus ofreciendo toda clase de facilidades para no perder la confianza de sus clientes, incluyendo el reembolso del pago por un servicio no utilizado. Esta respuesta no es tan fácil de implementar en el caso de Airbnb.

La empresa de viviendas compartidasfundada en 2008 durante la crisis financiera como una alternativa más barata a los hoteles, se enfrenta a un segundo gran desafío con el coronavirus debido a que es una plataforma bidireccional que conecta a personas que desean alquilar su propiedad con viajeros que buscan alojamiento, y no es propietaria de los sitios. Es decir, que por cada cancelación que apruebe Airbnb hay un anfitrión que pierde.

Eso hace más complicado para esta compañía enfrentar el brote global que para las grandes cadenas hoteleras o aerolíneas, las que solo atienden a viajeros y administran todo su inventario. Sin embargo, y después de acusaciones por sus negativas de reembolso, Airbnb encontró una forma de equilibrar las necesidades de los anfitriones.

Por ahora Airbnb cedió la responsabilidad a los anfitriones de ser complacientes, como por ejemplo ofreciendo reembolsos o flexibilizando las políticas de cancelación.  Solo que en muchos casos deja viajeros descontentos por pagar factura de una estadía que no tuvieron más remedio que cancelar, y la imagen de la compañía termina por ser golpeada.

Es por eso que en estos tiempos de coronavirus los viajeros enojados con la respuesta de su anfitrión han inundado Twitter con quejas contra Airbnb y lo que consideran una falta de compasión durante una emergencia de salud global. La empresa aplicó una nueva solución para no seguir siendo golpeada, a través de una responsabilidad compartida con los anfitriones sobre los reembolsos.

De esta manera, Airbnb otorga un reembolso completo dentro de las primeras 48 horas después de que un invitado reserve un sitio. Al finalizar del plazo depende de los anfitriones establecer cuánto reembolso están dispuestos a ofrecer. Estas políticas, descritas en cada listado individual, pueden variar desde muy flexibles, ofreciendo cancelación gratuita hasta un día antes o ningún tipo de reembolso.

La empresa asegura que los anfitriones ofrecen políticas de cancelación flexibles y moderadas en más del 60% de los listados actuales. En un comunicado expresó que hay un mayor número de huéspedes que aprecian la flexibilidad de sus anfitriones, quienes los han ayudado a reorganizar o cancelar sus planes de viaje sin penalización.

La reputación de Airbnb, con sede en San Francisco, está más que nunca en juego, debido a su interés por debutar en el mercado de valores, con más de 7 millones de listados de hospedaje en todo el mundo y una valoración del mercado privado de $ 31 mil millones. Es por eso que cambio su respuesta después de reclamos y críticas por su política de reembolsos exclusiva para hospedajes en países mayormente afectados por el coronavirus.

Esto incluye ofrecer a los anfitriones más herramientas para otorgar reembolsos, permitir a los huéspedes posponer los planes de viaje, recompensar a los anfitriones que estén dispuestos a ser flexibles en los reembolsos, dándoles más visibilidad a sus listados, y eliminar la tarifa del 3% que cobra por reembolso, así como devolver su tarifa de servicio a los huéspedes como un cupón para futuras reservas.

10.-Aprovechan hackers la importancia del coronavirus

El pánico generado por el coronavirus a nivel mundial no tardó en ser aprovechado por los cibercriminales que han creado un gran número de sitios web potencialmente maliciosos y enviado grandes cantidades de correos electrónicos fraudulentos, con el propósito de sacar provecho a la pandemia.

De acuerdo con un reporte de la compañía de seguridad Recorded Future, se registra un aumento significativo en los registros de sitios web relacionados con el Covid-19, algunos de los cuáles se utilizan para robar información de los destinatarios o infectarlos con algún malware.

Recorded Future difundió una lista de dominios potencialmente peligrosos, un ejemplo de ellos son: coronavirusstatus; coronavirus-map; blogcoronacl.canalcero; coronavirus; coronavirus-realtime, con terminaciones como .space, .com, .digital, .zone. Otras compañías de seguridad han detectado, a través de software antivirus, sitios web con un comportamiento malicioso que incluyen la palabra coronavirus.

También hay dominios registrados que parecen provenir de Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), cuando en realidad son de spammers peligrosos. Además, existe registro de al menos un mapa de coronavirus malicioso el cual instala en secreto un malware que puede robar información de las PC.

La recomendación para no ser víctima de los delincuentes cibernéticos es evitar visitar esos sitios, no abrir correos electrónicos provenientes de dichos dominios, o algún enlace dentro del cuerpo del e-mail, así como los archivos adjuntos. Simplemente se debe cerrar el email y eliminarlo. A pesar de la multiplicación de dominios relacionados con el coronavirus, aún se carece de reportes de su vinculación con actividades delictivas, lo que podría suceder en cualquier momento.

Un correo malicioso pedirá al usuario que ingrese a un enlace o abra un archivo adjunto para que obtenga más información sobre cómo protegerse del coronavirus, por ejemplo. También incluyen archivos adjuntos de phishing (suplantación de identidad) sobre el Covid-19, por lo que se requiere ejecutar el antivirus y cualquier otra herramienta de seguridad que pueda detectarlos, dice Recorded Future.

La empresa de seguridad cibernética advierte, además, de la existencia de “espías del gobierno” que se están aprovechando del coronavirus, grupos de espionaje asociados con China, Corea del Norte y Rusia enviando correos electrónicos para intentar encontrar rutas de redes comerciales, y están dirigidos a industrias que son particularmente susceptibles a las interrupciones de envío, incluidas las manufactureras, industriales, financieras, de transporte, farmacéuticas y cosméticas.

Estos hackers envían documentos cargados de malware en forma oculta con un spyware (programa espía) que roba datos, aprovechando el interés por la situación del Covid-19. Cualquier persona es un objetivo potencial para el cibercrimen o los espías internacionales, por lo que la solución es no abrir los correos sospechosos y desecharlos de inmediato. NN

Suben a 19 los muertos en Illinois por coronavirus (actualizada)

Chicago.- (Hispanic News Agency – HINA)- La cifra de fallecidos en Illinois subió a 19, mientras el el numero de casos en todo el estado alcanza los mil 865, según el más reciente reporte de las autoridades.

El gobierno informó que se han registrado 330 casos adicionales de personas contagiadas y tres muertes más, en una clara señal de los estragos que aun provoca la epidemia en el estado.

En tanto el gobernador J.B. Pritzker mantiene la orden de permanecer en casa para todos los ciudadanos de Illinois.

Las compras de pánico, provocadas desde la declaración de emergencia, lograron niveles de moderación con la instrucción de quedarse en casa a partir de las 5:00 p.m. del 21 de marzo al 7 de abril, y en su lugar se incrementó la demanda del servicio de entrega a domicilio que los negocios de abarrotes, comestibles y restaurantes aprovechan como su salvación, aunque padecen escasez de personal.

La orden de Pritzker, que tiene como objetivo detener el brote de coronavirus, sigue a los cierres de escuelas en todo el estado, las restricciones en el tamaño de las reuniones y suspensión del servicio en bares y restaurantes. Y aunque no está prohibido salir, ni se vive en toque de queda o con bloqueos de carreteras por fuerzas militares, las calles y tiendas abiertas permanecen vacías.

El “quédate en casa” implica que continúan operando solo negocios esenciales como tiendas de abarrotes, farmacias, consultorios médicos, hospitales y estaciones de gasolina. De igual forma, los componentes básicos que mantienen a una sociedad segura y estable, como la agricultura, prensa, veterinarias, plomerías, lavanderías, bancos, carreteras y tránsito, además de la valiosa y permanente presencia de los trabajadores de la salud, los socorristas, bomberos y policías.

En coordinación con las medidas estatales, la alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot ha garantizado que en la ciudad continúen funcionando el tratamiento de pacientes en los hospitales, los servicios esenciales de transporte terrestre y aéreo, así como la recolección de basura, pero las tiendas minoristas, gimnasios, salones, parques y bibliotecas se mantienen cerrados.

Es decir, que la vida de los residentes de Illinois no cambió drásticamente, porque cualquiera puede salir al supermercado, a cargar gasolina, a su cita médica o a pasear al perro. Sin embargo, la orden de quédate en casa es un acto de responsabilidad ciudadana por el bien de todos, y todas las empresas no esenciales deben parar, o si es posible trabajar desde casa.

Entre lo más destacado en estos días está el llamado que hizo el sábado el gobernador para reclutar médicos, enfermeras y asistentes de la salud retirados para sumarse a la lucha contra el COVID-19, cuando los casos de contagio del virus en Illinois rebasaron los 750. El corte al martes 24 indica 1, 535 personas con la enfermedad en 25 condados, y cinco personas muertas.

El estado proporciona guardería para los hijos de todos los trabajadores que son considerados esenciales, debido a que las escuelas continuarán cerradas hasta el 20 de abril, y aunque los estudiantes del estado no tienen clases, mantienen su derecho a recibir alimento en los planteles. También el gobernador dispuso detener los desalojos, y destinó recursos adicionales a organizaciones de todo el estado para atender a las personas sin hogar.

En medio de este encierro, destaca la actitud espontánea de los residentes de la ciudad que están haciendo buenas obras, como recolectar material de protección y desinfectantes para distribuir entre personas mayores, así como realizar la compra y entrega de la lista de supermercado y buscar donaciones para este sector de mayor riesgo de contagio.

 

 

 

 

Illinois sees three new deaths, nearly 300 new cases, of coronavirus

Illinois officials said Sunday nearly 300 more Illinois residents have tested positive for coronavirus and three more died. 

This brings the total number of people who have, or have had, COVID-19 to more than 1,000. 

“Unfortunately, I have to report that there are 296 new cases of coronavirus disease in Illinois, including one infant and sadly we’re also announcing three additional deaths,” Illinois Department of Public Health Director Dr. Ngozi Ezike said. 

She said it has yet to be determined whether a pregnant woman can transmit the virus to her unborn child.

Officials continued to ask people to remain home while they work to track as many sick residents as possible. 

Without being asked, Gov. J.B. Pritzker addressed his and President Donald Trump’s comments toward one another. 

On CNN, Pritzker criticized the Trump Administration for not requiring private businesses to begin mass-producing medical equipment, leaving Illinois taxpayers to compete with other states and countries for equipment and paying a premium for it, referring to it as “the wild west.” 

Trump responded on Twitter later Sunday morning, saying “@JBPritzker, Governor of Illinois, and a very small group of certain other Governors, together with Fake News @CNN & Concast (MSDNC), shouldn’t be blaming the Federal Government for their own shortcomings. We are there to back you up should you fail, and always will be!”

Pritzker said the Trump administration has consistently failed to do what it could to stop the virus.

“I’m a pretty even-keeled guy but even I am finding it hard to contain my anger about Donald Trump’s response,” he said.