Así será “La Bestia” de Donald Trump

Donald Trump no quiere utilizar el Cadillac que deja Obama, y optó por mandar a construir otro especial a su medida.

Para ello, la limusina Cadillac One del presidente electo Donald Trump estará lista para hacer su debut el Día de su Inauguración presidencial.

La primera mirada al auto presidencial también conocido como “La Bestia”, y que fue captada en secreto, revela que sus características serán más impresionantes que algunas de las ‘bestias’ pasadas, que fueron utilizadas por sus predecesores.

El Cadillac One, estará equipado con armas que incluyen cañones de gas lacrimógeno, una escopeta e incluso botellas del tipo de sangre del presidente electo en caso de emergencia.

Las puertas y ventanas de la limusina serán a prueba de balas y selladas para resistir ataques químicos y biológicos, lo que significa que sólo el conductor podrá salir por la ventana, por si hay que pagar peajes.

El modelo de Obama, el actual, debutó en 2009 y se cree que cuesta unos US$ 1.5 millones. Pesa alrededor de ocho toneladas gracias a toda la armadura y tiene una velocidad máxima de 60 mp, y puede funcionar en casi cualquier condición de rutas.

Aunque los detalles exactos de las características del nuevo modelo para Trump no se revelaron al público, hay imágenes recientes del modelo han demostrado que la limusina incluso protegerá a la nueva familia presidencial, con una cara inferior que sea impermeable a las bombas del lado de la carretera.

El Servicio Secreto propuso por primera vez un reemplazo para la limusina presidencial en 2014, y ahora los nuevos modelos reemplazarán a la flota de alrededor de 12 vehículos, que fueron utilizados por el presidente Barack Obama desde 2009.

Según documentos dados a conocer a la prensa, a General Motors le han sido pagados con un total de 15 millones de dólares, para desarrollar el vehículo.

El nuevo vehículo tendrá la misma pintura negra y plateada que “la bestia” anterior, pero había sido cubierto con pintura de camuflaje para disfrazar nuevas características.

Externamente, el Cadillac One parece tener el mismo diseño de faros y parrillas que las bestias pasadas, y todos los paneles del cuerpo serán fabricados a la medida.

El modelo anterior incluía ocho pulgadas de armadura, latas de gas lacrimógeno y dos pintas de sangre del presidente.

El vehículo también está equipado con cámaras de visión nocturna, seguimiento GPS y un sistema de comunicación por satélite para permitir que se ejecute en cualquier condición y asegurarse de que el Presidente está siempre en contacto.

Las puertas eran de aproximadamente ocho pulgadas de grosor, cada una pesaba lo mismo que la puerta de un Boeing jet 747 jet y escondido en el maletero hay un suministro de oxígeno, que permite que el aire fresco sea bombeado a la cabina en el caso de que el aire de afuera se vuelve tóxico.

El tanque de combustible de la bestia de Obama, fue recubierto con placas de blindaje y contiene una espuma especial que se expande en el impacto y que le impide explotar, incluso si sufrió un golpe directo.

Los neumáticos estaban recubiertos de “Kevlar” para protegerlos de la explosión, pero incluso si lo hicieran, las llantas de metal son lo suficientemente fuertes como para sostener el vehículo y mantenerlo rodando en caso de que la capa externa fuera arrancada. (Foto demo del auto de Trump)

El vehículo puede estar equipado para casi cualquier ataque, pero irónicamente se ha parado en dos ocasiones públicas.

En un caso, en el 2013, la limosina de Obama se rompió en su primer viaje presidencial a Israel después de que su conductor accidentalmente puso gasolina en el tanque en lugar de diésel. (Sin comentarios para el conductor).

Otra vez en el 2011, uno los vehículos de la flota se atascó cuando estaba dejando la Embajada de Estados Unidos en Dublín, después de que no pudo superar una joroba de velocidad.

Se dice que una suspensión ajustable va a ser incluida en el nuevo modelo para evitar incidentes similares al de Dublin.

El vehículo, que virtualmente es indestructible, ha sido distinto a los modelos pasados ​​de los jefes de estado americanos, como el presidente Lyndon Johnson, cuando en 1968 construyó a medida una limusina negra pero sin las características a prueba de balas o armamento.

Warren G. Harding fue el primer presidente que fue conducido por un vehículo presidencial exclusivo a su inauguración en 1921 (Por Enrique Kogan)

Please follow and like us:

Short URL: http://negociosnow.com/?p=5285

Posted by on Jan 18 2017. Filed under Autos, Noticias. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn

Ultima Edición

Ultima Edición
© 2015 Copyright Negocios Now. All rights reserved..